Páginas vistas en total

jueves, 19 de abril de 2012

IMANES (naturales y artificiales)


Un imán es un material capaz de producir un campo magnético exterior y atraer el hierro (también puede atraer al cobalto y al níquel). Los imanes que manifiestan sus propiedades de forma permanente pueden ser naturales, como la magnetita (Fe3O4) o artificiales, obtenidos a partir de aleaciones de diferentes metales. Podemos decir que un imán permanente es aquel que conserva el magnetismo después de haber sido imantado. Un imán temporal no conserva su magnetismo tras haber sido imantado.
En un imán la capacidad de atracción es mayor en sus extremos o polos. Estos polos se denominan norte y sur, debido a que tienden a orientarse según los polos geográficos de la Tierra, que es un gigantesco imán natural.
TIPOS DE IMANES.

Según su origen:
IMANES NATURALES: se refiere a minerales naturales, los cuales tienen la propiedad de atraer elementos como el hierro, el níquel, etc.
La magnetita es un imán de este tipo, compuesto por óxido ferroso férrico, cuya particularidad principal consiste en atraer fragmentos de hierro natural.
IMANES ARTIFICIALES: esta denominación recae sobre aquellos cuerpos magnéticos que, tras friccionarlos con magnetita se transforman de manera artificial en imanes.
Según la perduración de sus propiedades magnéticas:
IMANES TEMPORALES: los imanes temporales están conformados por hierro dulce y se caracterizan por poseer una atracción magnética de corta duración.
IMANES PERMANENTES: con este término se alude a aquellos imanes constituidos por acero, los cuales conservan la propiedad magnética por un tiempo perdurable.
IMANES CERÁMICOS O FERRITAS.  Esta clase de imanes tiene un aspecto liso y color grisáceo.  Suelen ser de los más utilizados debido a su maleabilidad. Aunque, por otro lado, al ser frágiles, corren el riesgo de romperse con facilidad.
IMANES DE ALNICO: el nombre deriva de una contracción de las palabras: aluminio, níquel y cobalto, elementos de los que se compone. Esta clase de imanes presentan un buen comportamiento frente a la presencia de altas temperaturas, sin embargo, no cuentan con considerable fuerza.
IMANES DE TIERRAS RARAS: esta clase de imanes se subdividen en dos categorías de acuerdo al material químico del que se compone:
  • Neodimio: están formados por hierro, neodimio y boro. Presentan una oxidación fácil, y se utilizan en aquellos casos donde las temperaturas no alcanzan los 80º C.
  • Samario cobalto: no suelen oxidarse de manera fácil, aunque el precio al que cotizan es muy elevado.
IMANES FLEXIBLES: como su nombre lo indica, estos imanes poseen una gran flexibilidad. Están compuestos por partículas magnéticas como el estroncio y el hierro. Las desventajas de los imanes flexibles son la baja resistencia a la oxidación y su escasa potencia magnética.

5 comentarios:

  1. Se sabe que los fenómenos magnéticos que provoca el imán, fueron conocidos por los antiguos griegos, de hecho se dice que se observaron por primera vez en la ciudad de Magnesia en Asia Menor y de ahí se le conoció con el término magnetismo.
    Veo que se explica de que el imán; ya sea de cualquier tipo, natural o artificial puede atraer hierro y otros materiales como el níquel por ejemplo, pero hay que mencionar que si bien; los imanes en su mayoría, están hechos de acero o de hierro, también pueden haber aleaciones especiales de hierro, níquel, cobre, cobalto, aluminio que pueden convertirse también en poderosos imanes.
    Algo importante de resaltar es ¿Cómo un imán puede perder su imantación?
    Y existen dos formas:
    1.-aplicando el frotamiento en sentido contrario o invirtiendo el sentido de la corriente, según sea el método que se usó para imantarlo.
    2.-aplicándole calor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bien Gaby, posiblemente unos detalles que me faltaron pero igual hay cosas que se repiten. mas bien esa es la historia de los imanes. Aun asi gracias

      Eliminar
  2. Como se sabe el imán es el objeto de estudio del magnetismo; por otra parte, también se conoce con el nombre de magnetismo al conjunto de propiedades que poseen los imanes.
    El imán es parte importante y fundamental del magnetismo, pero.. ¿De dónde procede el magnetismo? Desde hace tiempo es conocido que una corriente eléctrica genera un campo magnético a su alrededor. En el interior de la materia existen pequeñas corrientes cerradas debidas al movimiento de los electrones que contienen los átomos, cada una de ellas origina un microscópico imán o dipolo. Cuando estos pequeños imanes están orientados en todas direcciones sus efectos se anulan mutuamente y el material no presenta propiedades magnéticas; en cambio si todos los imanes se alinean actúan como un único imán y en ese caso decimos que la sustancia se ha magnetizado.

    El movimiento de un imán puede producir una corriente eléctrica. Si la corriente eléctrica crea un campo magnético, en forma inversa, el campo magnético puede producir una corriente inducida. Es el principio de la inducción electromagnética de Michael Faraday.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que están confundiendo el tema con el del magnetismo, aunque van de la mano. me gusta tu explicación Valeria por que se apega a la función del imán y lo que produce. Gracias por tu información

      Eliminar
  3. Hola Wendy, en base a lo que yo he investigado de los imanes, todo es muy cierto, y la explicación es bastante amplia y detallada.
    aunque por lo que veo se confunden con el tema del magnetismo, el cual va muy de la mano, aunque no es lo mismo.
    y con la ultima información dicha por tus compañeras se hace una mas detallada del uso y función de los imanes.

    ResponderEliminar